miércoles, 20 de enero de 2016

El reto comienza cada día...

"Pues que quieres que te diga, lo más difícil de un Ironman es entrenarlo, el día de la prueba es para disfrutarlo." Palabras que había leído, pero no me las creía ni harto vino. ¿Cómo que para disfrutarlo? ¿Así sin más? ¿Y las 12,13...16 horas que te pegas como un mulo avanzando como un terco para pasar por debajo del arquito?

Tras un mes y medio de entrenos, voy comprendiendo mejor de qué va la cosa. Y es que tras un pletórico pleno de entrenos y objetivos conseguidos la semana pasada, me he encontrado en esta con dos días en seco por malestar y dolor de garganta, donde he preferido dosificar y prevenir un mal mayor. Pero resulta que hoy el nublado y plomizo cielo hace presagiar una tarde no muy cómoda para rodar en bicicleta. Y aquí encontramos una de las dificultades de este reto. Frío, viento, lluvia, calor y un largo etcétera de inclemencias metereológicas que se ponen en tu contra para soportar un entrenamiento que es diario. Sí, diario.

Y esto sí que es lo verdaderamente complicado de entrenar para un Ironman, que hay que entrenar todos los días. Creedme, no es el esfuerzo físico de tener que rodar 2 horas en bicicleta o nadar y correr más rápido de lo que lo solías hacer en el mismo día lo más duro de esto, no....Es el hecho de tener que sacarle ese par de horas (o más) para entrenar dentro de tu apretada rutina. Jugar con el reloj a hacer malabares y cuadrar horarios hasta prácticamente convertirte en ingeniero del tiempo. El que me conoce sabe que precisamente aburrido, no estoy. Así que parece ser que esa explicación que me sonaba a locura, comienza a cobrar sentido. Lo verdaderamente difícil de un Ironman es entrenarlo.

Así que el reto, no es cuestión de un sólo día; el reto comenzó hace ya algún tiempo...


viernes, 8 de enero de 2016

Vivir con un ironman de fondo...

¿Te has planteado alguna vez qué quieres hacer con tu vida? ¿Haz hallado la respuesta? Si es así, enhorabuena. De verdad, mis mas sinceras felicitaciones, porque tras algo más de 32 años deambulando por este mundo, cada vez tengo menos clara la respuesta.

Y puedo presumir de haber ido tachando de la lista de cosas que hacer en mi vida prácticamente la totalidad de deseos por cumplir, incluso algunas que ni aparecían en la misma por su más que aparente imposibilidad. Pero se me antoja inaccesible el camino hacia un sólo destino, una única meta a la que dirigirte y lo que es peor, mantenerte en ella una vez has llegado para pasar allí el resto de tu existencia. Es por ello que admiro de verdad a las personas que tienen claro hacia donde dirigirse y por qué hacerlo. Por otro lado, me parece apasionante la tendencia al caos de todo aquel que va dando emocionantes bandazos en su vida dejando por el camino vivencias de tal intensidad que sólo pueden hacerse puntuales en el tiempo, porque no se podrían sostener más allá de su efímera existencia.

Por ello le pido a la vida un bandazo más...una extensión de mi para rozar aunque sea con la punta de mis dedos esa gran aventura que ha aparecido en el camino, maravillosa como pocas, inalcanzable como muchas...habrá que dirigir un poco el rumbo, aunque sea hasta el 24 de Julio...