Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2017

Media Maratón de Jerez 2017...

Y el tiempo decidió...

Se presagiaba una mañana fría y algo ventosa como así fue, pero llegaba completamente convencido de que hoy era el día. Había sacrificado piscina y bici para llegar apunto a esta media y había entrenado más fuerte que nunca. Sin duda, no hay mejor forma de rendir que entrenar como un animal (Como me ha ayudado el míster en estos años, Ale, te debo mucho). Y lo había hecho, por eso las sensaciones eran mejores que nunca y ningún viento polar me iba a achantar. 
Fue un día de encuentros...vi a Manolo, Pepino, Isaac...y por el contrario, era la primera carrera que me alcance la memoria a la que tuve que ir solo. Pero mi cabeza lo tenía todo planificado. Mi cabeza sí, aunque no mi empanada: al llegar veo que el gps tiene un 14% de batería. "What!!??" Así que iba a tener que tirar de sarcómeros para guiarme...(vamos a utilizar la palabreja, que pa eso soy fisio).
Por querer apurar hasta el último momento y encender lo más tarde posible la señal del reloj, el p…

Que el tiempo decida...

Echémonos un pulso. Ahora que estamos solos. Ahora que nadie nos ve. Echémonos ese mano a mano que llevamos queriendo echar hace ya tanto tiempo. Así tal cual, a pecho descubierto para que podamos ver las pulsaciones a simple vista. Juguemos de una vez con las cartas sobre la mesa. Pero que sea de verdad, cara a cara, sin medias tintas...Arriesgando como nos gusta...A todo o nada...
Tú que tan convencida estás de vencerme y yo que tan seguro estoy de poder vencerte a ti...
Juntemonos por fin y que el tiempo decida...
Domingo 3 de Diciembre 10:00h Media Maratón de Jerez



III Carrera ONG Nueva Bahía...

Con la mirada fija en la media maratón del día 3, tocaba apretar en la distancia corta para poner a punto los motores y situarnos de cara a la media distancia.
Sabía que como siempre tocaría sufrir, pues los 9 km no daban para otra cosa que intentar apretar todo lo que pudiera. Al salir pronto descubrí que la gente iba más envalentonada de lo que yo sospechaba antes del comienzo y una veintena de corredores se posiciona delante mía. Entre el vistazo a mi gps y mi cordura dejé que se fueran y comencé a marcar el ritmo cómodo sin disparates que se debe marcar en el primer km de carrera. Pronto se fueron cayendo por su propio peso uno tras otro, pero había descartado ya posicionarme en los primeros puestos desde el fulgurante inicio. 
No cesé en mi empeño de pellizcarme y me martiricé todo lo que pude para mantener un ansiado ritmo que no acababa de alcanzar, pero era el máximo que podía mantener. Era lo que había y tenía que competir con ello, así que me propuse no ceder y perseverar. El …

La escalera...

¡Ay, qué pereza! - decía mientras miraba a lo alto de la escalera. ¡Cuánto tiempo tendría que invertir en subir hasta ahí! - mascullaba a la vez que no quitaba la mirada del último escalón.

Y allí estaba yo. Una vez más aferrado a mis más íntimas circunstancias. Aquellas que me rodean cada día y reflejan ese sustento imaginario pero a la par tan palpable al que muchos llaman zona de confort. 
Para variar, antes de pensar mi pie ya se encontraba en el primer escalón, sin que mi cabeza hubiera pegado aún el pequeño giro mortal que hace que las cosas cambien y el corazón palpite.
Hoy, tras 30km y apoyado tras el portón de casa, aún no he vuelto la vista atrás, aunque lo que hay delante dé más vértigo que todo hasta ahora. Apoltronado en el penúltimo escalón y repitiéndome como un mantra su escrito, intentaré dejar que la incertidumbre se lleve el menor mérito posible para subir el que queda...


Carrera del Alzheimer 2017

Nos estamos acercando al punto de la temporada donde comencé a entrenar medio en serio el año pasado. Y ese punto lo marcaba esta carrera.
Ya nos conocíamos de hace mucho. Y la progresión en la misma desde aquel 2011 donde me estrené, me hacía tener el listón muy alto. Pero cada momento requiere sus propias metas y la de hoy estaba clara: Tenía que ser capaz de que el crono se pareciera lo máximo posible a 3'50''/km para poder marcarme un objetivo en la próxima media maratón.
No quería mirar el trono hasta no haber estabilizado la carrera, pues quería evitar la asfixia que te da el vértigo de marcar demasiado rápido. Por eso preferí dejarme guiar por sensaciones. Desde luego es lo mejor, lo que pasa que se puede ir el deseado crono. 
Tras comenzar templado y bajar el cuartel paso de nuevo por meta y el tiempo es bueno, así como las sensaciones. Pero esto no es tan corto. La parte central de la carrera se avecina y va a ser clave para saber que será de la marca final. Y es jus…

La inmediatez...

La inmediatez...ese mal que nos atañe y nos visita con tanta frecuencia como su propio nombre indica. Ese permanente estado de ansiedad por esperar que algo llegue lo más pronto posible.  Y por más que suene a pasajero, en nuestra sociedad de hoy en día, ha llegado para quedarse...
Reconozco que hay veces que me puede. Ese deseo de resolver de manera inmediata cualquier tipo de situación que se produce en tu vida y que si no dejas atado en corto en el menor tiempo posible, crea en ti un estado de intranquilidad perturbando constantemente tu calma sin que puedas evitarlo. No sé si a ti también te suena.
Quizás por eso me enganché a la larga distancia, por darme un motivo para luchar contra la inmediatez. Templar los nervios esperando que llegue el día de la competición, saber esperar largo y tendido para que el entrenamiento vaya dando sus frutos, dosificarme para poder dar en cada momento lo que necesita dicho momento...aquí sin duda la inmediatez puede jugarte una mala pasada.
Es por es…

I Carrera Hermandad Misericordia...

¿Arriba o abajo? Hay veces que no sabes muy bien en qué situación te encuentras, pues cuando puede parecer que estás que te sales, resulta que no era tan pomposa la cosa y cuando parece que has tocado fondo, resulta que no es tan grave la cosa. 
En los entrenos de este mes, me ha perseguido este pensamiento pues cuando intentaba cambiar de ritmo y apretar apenas conseguía ir a la misma velocidad que aquellos kilómetros fatídicos del maratón de Badajoz donde pensaba que se me iba todo. Y es que todo es más relativo de lo que parece. 

Pues sin saber si estaba arriba o abajo, ayer estrenaba la temporada con una carrerilla por San Fernando, donde conocía al dedillo cada uno de los metros que se recorrían. Tenía ganas de probarme, ir rápido y disfrutar del dorsal, aunque sabía que no era compatible todo. Salida que me pilla de improvisto y allá vamos.
Como no tenía ni idea del ritmo que iba a poder llevar, intenté dejarme llevar al principio por las sensaciones, aunque no sé que me pasa en la…

Tenía que ser Roth...

Era una mañana de Julio, mientras aún intentaba averiguar cómo llegar a nadar 1000m, pensaba cómo sería eso de hacer un triatlón. No sabía por qué me había embarcado en estrenarme haciendo medio ironman. Me quedaba tan lejos todavía la meta...Entonces en mi mente apareció la enésima locura y embelesado como por el canto de una sirena, se me encendía algo más que el alma viendo imágenes de un tal Challenge de Roth...Como un niño atraído por un escaparate de caramelos fui picando y dejándome llevar hasta que me vi aquella mañana esperando con el móvil preparado cual pistolero y el corazón palpitando como si de una de esas angustiosas sesiones de natación se tratase. Pronto me di cuenta lo difícil que era aquello (las inscripciones volaron en menos de 20 segundos) y aún taquicárdico, noté como un leve suspiro de alivio salía de mi interior. 
"Venga Buyo, seamos realistas...no has hecho ni un triatlón, te estás matando en el agua para hacer mil asquerosos metros y te quieres apuntar a…

Ironman de Frankfurt 2017...

Me negaba. No pensaba pasarme otra vez sufriendo como un cochino durante 13 interminables horas. A pesar de lo bonito que fue estrenarse en un Ironman el pasado año, se convirtió casi más en una obligación por terminar que en disfrutar haciendo lo que a uno le gusta que es hacer deporte. Así que si algo he trabajado los días previos a la prueba ha sido concienciarme de que iba a disfrutar de la misma. Y que verdad es que cuando uno más disfruta es cuando van saliendo las cosas porque uno se ha preparado concienzudamente. Entonces el sufrimiento, aunque presente, sabe hasta dulzón. Y no es porque el año pasado no me preparase, que mis sudores durante el año demostraron lo contrario, pero la "L" la llevaba marcada en la frente.
Para variar, todo fue acelerado, la cuenta atrás se nos vino encima y cuando nos dimos cuenta el equipo estaba al completo con los pies en la arena dispuesto a darlo todo. Ese distinguir un "VAMOS BUYO" entre la multitud no tiene precio. 

Me enc…

Sensaciones a 3 días del Ironman...

¿Me vas a preguntar si estoy nervioso? No hace falta, ya te lo digo yo: nervioso no, estoy atacado, porque aunque intente mantener la compostura por fuera, mi interior comienza a temblar cada vez que cierro los ojos y me imagino ataviado con mi neopreno y rodeado de triatletas esperando la salida...
El trabajo está más que hecho, pero comienzan a surgir las dudas sobre si debería haber salido a correr aquel día que tenía que hacer yo no sé cuántos kilómetros, si no deberías de haberme tomado aquellas dos cervezas, si esa molestia que tengo me va a dar la lata, si ahora me canso con ese entreno tan corto qué haré el domingo....
Y todo esto no tiene sentido ninguno, pues llevas 7 meses pegándote unas palizas de campeonato, pero es inevitable que la cabeza vuele hacia esos lares...
Ahora toca respirar hondo, confiar en que no se te ha olvidado meter nada en la mochila y mentalizarte, sobre todo mentalizarte para continuar, continuar y continuar; la clave de cualquier Ironman.
Además, no hay …

El día que te apuntas a un Ironman...

No sé si os ha pasado, pero cuando uno hace click en el botón para confirmar su inscripción en un Ironman sin haber hecho nunca un triatlón, lo primero que piensa es: "¡Dios mío!, ¿qué he hecho?". Y un sentimiento de arrepentimiento y euforia te invade por igual en ese instante. Y conforme se va acercando el momento el arrepentimiento va creciendo hasta la misma línea de meta, donde la euforia se hace dueña y señora de todo y compensa todo el sacrificio y esfuerzo que has estado realizando durante más de 7 meses.

Esta foto la tomé justo después de inscribirme en mi primer Ironman. Tras jurar y perjurar después de acabarlo que EN LA VIDA IBA A REPETIR, estoy a tan solo 10 días de enfrentarme de nuevo a los 226km. Y no sé si el arrepentimiento es mayor cuando se desconoce que cuando ya sabes lo que te vas a encontrar.
El reto asoma y las ganas van en aumento. Los deberes ya están hechos y no me puedo reprochar absolutamente nada en un año realmente exigente. Ahora toca rematar,

La historia de "Road"...

Un sábado especial, como cualquier otro. Un largo entreno de bici, como tantos otros. Horas y horas de pedaladas y rodaje en solitario. Una historia que se repite una vez tras otra en el camino hacia un Ironman.
Pero esta vez nada fue igual. Esta vez bastaron un par de miradas para saber lo duro que es recorrer en solitario el infinito asfalto de la carretera sin un atisbo de esperanza, sabiendo que estás solo y que nadie va a venir a ayudarte.
Pasé de largo sin saber qué hacer, tan solo pensé en hacerme esquivo y continuar con mi lucha (a veces nos parece más que suficiente). Y justo al cruzarnos mi cabeza comenzaba a girarse intranquilo, sabiendo lo que me dejaba atrás. 
A pesar de continuar algo cambió en mi pedalada. Comenzaba a ser menos constante, comenzaba a titubear como si mis piernas no estuvieran convencidas de lo que estaba haciendo. No pude seguir. Esta vez no.
Al girar mis piernas hacían toda la fuerza que podían mientras iba pensando que ojalá no fuera demasiado tarde; que …

Amonoman 2017...

Será porque esta semana he decidido ser feliz. Será que cuando se está convencido de algo no hay obstáculo que impida  conseguir lo que quieres. Será que lo mejor que uno puede hacer es querer con todo lo que eso conlleva.
Lo que está claro que cuando uno lo da todo, no hay nada que reprocharse y...convéncete; las cosas saldrán. Con estos pensamientos amanecía en mi casa a las 6.am. y mientras iba improvisando un poco lo que me iba a hacer falta, poníamos rumbo a enfrentarnos a mi tercer medio Ironman, con vistas a dar un puntito más a la preparación hacia Frankfurt. Además había sorpresa en mi bolsa de corredor: Mono de equipo para el Ironman en tierras germanas. Regalo adelantado de cumple de Yoli, que no deja de sorprenderme, con la complicidad de Ale, que a pesar de martirizarme con los entrenos, ya le estoy cogiendo hasta cariño.

Quien vea a 50 locos enfundándose neoprenos a las 7 de la mañana en la playa no da crédito. Casi no lo doy ni yo, osea que...La idea del Amonoman es magní…