Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2016

III Carrera Divina Pastora...

Aunque estemos dando los primeros pasos serios de la temporada, el caprichoso calendario hacía que hoy tocara formar parte de la última carrera del año. Y estaba bastante claro que no quería despedirme del 2016 con malas sensaciones. Así que no quedaba otra que apretar.
Evidentemente había ganas de rodar a un ritmo que se me hace esquivo desde hace ya bastante tiempo, pero la larga distancia me ha hecho reconvertirme un poco y perder esa punta de velocidad. Por ello, a pesar de la tentación, no me salté el entreno de 3 horas de bici del día de ayer y hoy asomaba por la línea de salida con el presagio de que mis piernas pesarían, primero por la inercia que llevaban y segundo por el cansancio acumulado.
Y hoy volví a notar sensaciones pasadas. Decidí olvidarme de la carrera y los corredores y centrarme en mí mismo y en lo que iba sintiendo. Meter un ritmo y mantenerlo. Eso es justo lo que se me da bien (o al menos se me daba). Así que toca sacar el martillo pilón y machacarme un poco. 
La …

III Trail El Bosque...

Cuando las cosas empezaban a funcionar y comenzaba a disfrutar de unos entrenos que cada vez se hacían más duros, pero a la vez asequibles, llegó la mañana del jueves donde todo hizo crack y un calambre hizo que acabara con el isquitibial derecho contracturado obligándome a parar. Suelo escuchar bastante a mi cuerpo, y aquello me decía que no era un simple pinchazo sin importancia.
Pero de todo hay que aprender y por más que me fastidie estar lesionado, ni la vida se acaba, ni es lo peor que puede pasar. Hay que relativizarlo todo y más si se trata de esto. Sabía que era lo que tenía que hacer, así que me dispuse a hacerlo...al menos a medias.
Tras dos días de parón, masajes, estiramientos, vendajes y demás cosas de fisios, estaba inscrito en un trail...de los largos...de los que te machacan...pero de los que me gustan. Así que el pronóstico para hoy evidentemente era dosificar y no ir como un pollo sin cabeza como había ido en otras ocasiones.
Y menos mal, porque el barro en algunos sit…

Out...

El pasado domingo fue la primera vez que no acudí a una carrera a la que estaba apuntado. El motivo es lo de menos. Lo importante es que nunca antes había dejado de aparecer en el listado de clasificación tras una carrera.
Y podría echarle la culpa al maldito tiempo, al inoportuno resfriado, al estrés diario que no me deja entrenar, a los compromisos, a mil y una cosas, pero lo cierto es que eso que me ha ido moviendo hasta ahora ha pasado a un segundo plano y no sé si es bueno o malo.
Ganas me sobran y el objetivo es claro y emocionante, pero ahora mismo estoy "out". Habrá que buscar y rebuscar, pero no fuera, sino dentro, para encontrar aquello que te hace mueve a dar el siguiente paso, hasta dar la vuelta completa...
¿Quién se atreve?

El punto de partida

Nunca me sentí tan alejado. No recordaba una sensación que no fuera la de avanzar en progresión e ir haciéndolo cada vez mejor y mejor. Pero donde me pueden llevar mis pulmones, mis piernas aún no están listas.
Pero no pasa nada. Uno respira y sobre cada lamento no deja un martirio permanente, sino una motivación para cambiarlo. Quizás me haya acostumbrado a ir superando obstáculos y he perdido un poco la perspectiva, pero no hay nada que me ponga más que no ser capaz de hacer algo. Toca reconstruirlo todo con las herramientas desgastadas y volver a poner en el punto de mira un objetivo.
Algo se ha movido en mi interior... el camino ha comenzado... porque lo difícil no es llegar a hacer algo grande... lo realmente difícil es volver a hacerlo.



II Trail de Olvera...

Antes de recorrer un largo camino, antes de emprender cualquier viaje, antes de comenzar una nueva aventura, siempre hay un primer paso. Aquel que se da de forma consciente o sin haber pensado aún el rumbo. Ese paso lo hemos dado este fin de semana, poniendo en marcha la maquinaria y sacando a pasear las zancadas que llevaban ya guardadas un tiempo.
De nuevo un trail daba comienzo a la temporada, y al contrario que el pasado año, esta vez iba concienciado de que un trazado con tanta cuesta (o algo peor) iba a hacer arrepentirme tramo a tramo de haber escogido esa carrera para estrenarme. A pesar de ello, las zapas de siempre me esperaban para al menos, comenzar a meter el gusanillo en el cuerpo.
Todo empezó cuesta arriba. Un largo y tortuoso camino que nos llevó a coronar el pueblo, para adentrarnos en un vertiginoso descenso, que fue enfilando al numeroso grupo. El descenso fue largo y como de costumbre, suelo moverme bien por estas lides, aunque en una de estas me voy a matar un día. …

Ser paciente...

¿Cuántas veces en la vida te han dicho que tienes que ser paciente y que el tiempo irá marcando lo que deba ser? Cientos...miles...e incluso millones de veces entre las palabras que han llegado directamente a mis oídos y las que han retumbado solas en mi pensamiento como un eco inagotable.
Pero la realidad es que la paciencia no es mi fuerte y por mucho que intente interiorizar en mi interior el concepto, lo cierto es que la ansiedad se hace presente más de lo deseado pujando por hacerme precipitarme una y otra vez. La vida de hoy está completamente reñida con la paciencia: prima la inmediatez, presiona la eficacia y cualquier molestia debe ser eliminada con total rapidez para que no llegue a desembocar en ningún trauma subyacente. 
Y es que el tiempo es oro y esa persona perfecta, imperturbable y eficiente que esperan que seas se puede perder en un sólo instante de desidia; un error difícilmente perdonable. Así que mientras vas aplacando la paciencia de los demás, no vaya a ser que les…

Ser el último...

Reconozco que en este tiempo de asueto me he dejado llevar en demasía y he olvidado los días de entreno, de sudar la gota gorda y de devorar kilómetros. Por otro lado, me lo debía y es verdad que me he obligado a ello. Es bueno alejarse de aquello a lo que le dedicas tanto tiempo, a ver qué sensaciones y pensamientos hacen acto de presencia por tu cabeza. Pero claro, volver a retomar desde el punto donde lo dejaste, no se puede. Hay que empezar desde mucho más atrás y cuesta...cuesta mucho.
Por eso debía buscar algo para reactivarme y no hay nada mejor que apuntarte a una prueba para ello (nota mental: hay que elegir bien la prueba). Así que me dejé llevar por el escenario y me arrastré a realizar mi primera travesía: Cruzar a nado la Bahía de Cádiz. Lo que en otra ocasión me hubiera parecido un completo imposible, tras el Ironman, yo me creo que me pueden echar lo que quieran y claro...pasa lo que pasa. El entreno digamos que ha sido discreto, por llamarlo de alguna forma, ni mucho me…

IRONMAN de Zurich

El sol brillaba radiante y a pesar de ser por la tarde, sus rayos aún se dejaban notar con fuerza a través de los cristales del coche. Acababa de empezar nuestro viaje y mientras recorremos los primeros tramos de carretera, mi puño se apretaba de manera inconsciente a la vez que cientos de imágenes de una bicicleta negra y amarilla sobre ese mismo asfalto aparecían en mi mente. El mismo asfalto que había recorrido una y otra vez durante siete largos meses de duro entreno.










Zurich nos espera. Los días previos son tensos, aunque el evento en sí hace que puedas distraer tu atención y relajar los ánimos un poco. La primera impresión al pisar el lugar donde sucedería todo fue brutal. Me sentí inmensamente pequeño al observar el infinito lago extenderse a mis pies y ver pasar una tras otra bicicletas que me parecían cohetes a manos de triatletas que parecían todos profesionales.

Inevitablemente surgen las dudas, pero la tarea estaba hecha y tocaba confiar en el trabajo realizado. Había estado …

El reto en cifras...

La línea de salida. Ese es realmente el objetivo, aunque casi todos vivimos obsesionados con la línea de meta. Esto trata de enfrentarse al reto, de ser capaz de colocarte ahí tras haber iniciado algo que no sabías si eras capaz de hacer. Esa línea es la que marca la valentía, la voluntad y quién sabe si la osadía. 

Y es curioso darme por satisfecho antes de empezar, pero es que jamás...de los jamases pensé que iba a llegar hasta la línea de salida de un Ironman. Por eso puedo decir con orgullo: "Aquí está mi trabajo hecho...aquí está mi sudor, mis miedos, mis inseguridades, mi voluntad, mis lágrimas, mis emociones, mis ilusiones en forma de algo más que kilómetros..."


RUN
Cuenta:76 ActividadesDistancia:1000.89 kmTiempo:77:05:48 h:m:s
BIKE

Cuenta:65 ActividadesDistancia:5,598.83 kmTiempo:172:12:35 h:m:s
SWIM

¿Por qué un Ironman?

En la vida me hubiera imaginado que iba a hacer un Ironman. Y no es algo que viera lejano hace mucho tiempo y con el paso del mismo uno lo va viendo más probable...no. Si me preguntas hace justo un año, hubiera negado una y otra vez la simple posibilidad de planteármelo. 
Pero lo maravilloso de la vida es que te lleva a situaciones que nunca hubieras pensado y a veces hace falta tan sólo un paso para comenzar un camino que parecía imposible. Pienso que es cuando más se disfruta de la vida, cuando te abres a la incertidumbre y te lanzas al vacío con los ojos cerrados. 
No creo que hubiera un momento concreto que me hiciera decidir, pero es bastante probable que las dos personas de este vídeo tuvieran algo que ver en ello...

A falta de tan sólo 30 días, el desvelo empieza a hacerse presente, el corazón comienza a latir más deprisa, mientras en mi cabeza retumban una y otra vez las palabras que anhelo escuchar el próximo 24 de Julio....
"YOU ARE AN IRONMAN"

La semana de las cosas nuevas...

Mientras me metía en la bañera con el agua congelada para recuperar de la bici de hoy, hacía repaso mental de la semana y sin duda, ha sido peculiar. Tras el intento fallido de las 5 horas que me tocaba de bicicleta el sábado pasado, los fantasmas volvieron a sobrevolar mi cabeza, martilleándome con que el Ironman es demasiado para mí. Pero como no hay otra cosa en el mundo que me guste más que llevar la contraria, camino a mi casa ya iba pensando la manera en la que la derrota de ese día me iba a fortalecer.
Así pues, el domingo volví a repetir alarma de reloj a horas de las que duele sólo escuchar y decidí meterme una dura transición de 2 horas de bici + 22 km a 4'30''. Acabé reventado después de haberlo dado todo para resarcirme, pero el darle la vuelta a tortilla me hizo afrontar la semana con la mirada fija en el objetivo de cada día. Puede que el Ironman sea mucha tela, pero se las va a tener que ingeniar bien para dejarme a mitad de camino. 
No pretendas conseguir dis…

Yo no nací para ser un Ironman...

Yo no nací para ser un Ironman. No tengo un don que me haga especialmente apto para hacer triatlón de larga distancia, ni tengo facilidad para alargar brazadas o pedalear con fluidez durante horas y horas...es más, si pienso lo que estoy sufriendo, todo lo contrario. 
No soy más que alguien normal, con muchas limitaciones y creo que lo más alejado posible a un superhombre, que es la imagen que parecen dar las personas que hacen un Ironman.
Pero eso sí, terco y tozudo como nadie. No importan las dificultades, ni la razón, ni tan siquiera la sensatez; cuando aparece algo en mi mente y creo ello, voy a por ello aunque no sea capaz de hacerlo o quede tan alejado de mí como hacer un Ironman.
Este es uno de mis mayores defectos, creer demasiado en mí...pero también es de mis mayores virtudes. Así que un día, no sé cuando ni en qué momento, el Ironman se cruzó en mi camino. Ese camino de las cosas imposibles que hace que haga cosas que nunca pensé llegar a hacer...el camino que esta vez tiene s…