Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2016

III Carrera Divina Pastora...

Aunque estemos dando los primeros pasos serios de la temporada, el caprichoso calendario hacía que hoy tocara formar parte de la última carrera del año. Y estaba bastante claro que no quería despedirme del 2016 con malas sensaciones. Así que no quedaba otra que apretar.
Evidentemente había ganas de rodar a un ritmo que se me hace esquivo desde hace ya bastante tiempo, pero la larga distancia me ha hecho reconvertirme un poco y perder esa punta de velocidad. Por ello, a pesar de la tentación, no me salté el entreno de 3 horas de bici del día de ayer y hoy asomaba por la línea de salida con el presagio de que mis piernas pesarían, primero por la inercia que llevaban y segundo por el cansancio acumulado.
Y hoy volví a notar sensaciones pasadas. Decidí olvidarme de la carrera y los corredores y centrarme en mí mismo y en lo que iba sintiendo. Meter un ritmo y mantenerlo. Eso es justo lo que se me da bien (o al menos se me daba). Así que toca sacar el martillo pilón y machacarme un poco. 
La …

III Trail El Bosque...

Cuando las cosas empezaban a funcionar y comenzaba a disfrutar de unos entrenos que cada vez se hacían más duros, pero a la vez asequibles, llegó la mañana del jueves donde todo hizo crack y un calambre hizo que acabara con el isquitibial derecho contracturado obligándome a parar. Suelo escuchar bastante a mi cuerpo, y aquello me decía que no era un simple pinchazo sin importancia.
Pero de todo hay que aprender y por más que me fastidie estar lesionado, ni la vida se acaba, ni es lo peor que puede pasar. Hay que relativizarlo todo y más si se trata de esto. Sabía que era lo que tenía que hacer, así que me dispuse a hacerlo...al menos a medias.
Tras dos días de parón, masajes, estiramientos, vendajes y demás cosas de fisios, estaba inscrito en un trail...de los largos...de los que te machacan...pero de los que me gustan. Así que el pronóstico para hoy evidentemente era dosificar y no ir como un pollo sin cabeza como había ido en otras ocasiones.
Y menos mal, porque el barro en algunos sit…