Ir al contenido principal

Entradas

Tenía que ser Roth...

Era una mañana de Julio, mientras aún intentaba averiguar cómo llegar a nadar 1000m, pensaba cómo sería eso de hacer un triatlón. No sabía por qué me había embarcado en estrenarme haciendo medio ironman. Me quedaba tan lejos todavía la meta...Entonces en mi mente apareció la enésima locura y embelesado como por el canto de una sirena, se me encendía algo más que el alma viendo imágenes de un tal Challenge de Roth...Como un niño atraído por un escaparate de caramelos fui picando y dejándome llevar hasta que me vi aquella mañana esperando con el móvil preparado cual pistolero y el corazón palpitando como si de una de esas angustiosas sesiones de natación se tratase. Pronto me di cuenta lo difícil que era aquello (las inscripciones volaron en menos de 20 segundos) y aún taquicárdico, noté como un leve suspiro de alivio salía de mi interior. 
"Venga Buyo, seamos realistas...no has hecho ni un triatlón, te estás matando en el agua para hacer mil asquerosos metros y te quieres apuntar a…
Entradas recientes

Ironman de Frankfurt 2017...

Me negaba. No pensaba pasarme otra vez sufriendo como un cochino durante 13 interminables horas. A pesar de lo bonito que fue estrenarse en un Ironman el pasado año, se convirtió casi más en una obligación por terminar que en disfrutar haciendo lo que a uno le gusta que es hacer deporte. Así que si algo he trabajado los días previos a la prueba ha sido concienciarme de que iba a disfrutar de la misma. Y que verdad es que cuando uno más disfruta es cuando van saliendo las cosas porque uno se ha preparado concienzudamente. Entonces el sufrimiento, aunque presente, sabe hasta dulzón. Y no es porque el año pasado no me preparase, que mis sudores durante el año demostraron lo contrario, pero la "L" la llevaba marcada en la frente.
Para variar, todo fue acelerado, la cuenta atrás se nos vino encima y cuando nos dimos cuenta el equipo estaba al completo con los pies en la arena dispuesto a darlo todo. Ese distinguir un "VAMOS BUYO" entre la multitud no tiene precio. 

Me enc…

Sensaciones a 3 días del Ironman...

¿Me vas a preguntar si estoy nervioso? No hace falta, ya te lo digo yo: nervioso no, estoy atacado, porque aunque intente mantener la compostura por fuera, mi interior comienza a temblar cada vez que cierro los ojos y me imagino ataviado con mi neopreno y rodeado de triatletas esperando la salida...
El trabajo está más que hecho, pero comienzan a surgir las dudas sobre si debería haber salido a correr aquel día que tenía que hacer yo no sé cuántos kilómetros, si no deberías de haberme tomado aquellas dos cervezas, si esa molestia que tengo me va a dar la lata, si ahora me canso con ese entreno tan corto qué haré el domingo....
Y todo esto no tiene sentido ninguno, pues llevas 7 meses pegándote unas palizas de campeonato, pero es inevitable que la cabeza vuele hacia esos lares...
Ahora toca respirar hondo, confiar en que no se te ha olvidado meter nada en la mochila y mentalizarte, sobre todo mentalizarte para continuar, continuar y continuar; la clave de cualquier Ironman.
Además, no hay …

El día que te apuntas a un Ironman...

No sé si os ha pasado, pero cuando uno hace click en el botón para confirmar su inscripción en un Ironman sin haber hecho nunca un triatlón, lo primero que piensa es: "¡Dios mío!, ¿qué he hecho?". Y un sentimiento de arrepentimiento y euforia te invade por igual en ese instante. Y conforme se va acercando el momento el arrepentimiento va creciendo hasta la misma línea de meta, donde la euforia se hace dueña y señora de todo y compensa todo el sacrificio y esfuerzo que has estado realizando durante más de 7 meses.

Esta foto la tomé justo después de inscribirme en mi primer Ironman. Tras jurar y perjurar después de acabarlo que EN LA VIDA IBA A REPETIR, estoy a tan solo 10 días de enfrentarme de nuevo a los 226km. Y no sé si el arrepentimiento es mayor cuando se desconoce que cuando ya sabes lo que te vas a encontrar.
El reto asoma y las ganas van en aumento. Los deberes ya están hechos y no me puedo reprochar absolutamente nada en un año realmente exigente. Ahora toca rematar,

La historia de "Road"...

Un sábado especial, como cualquier otro. Un largo entreno de bici, como tantos otros. Horas y horas de pedaladas y rodaje en solitario. Una historia que se repite una vez tras otra en el camino hacia un Ironman.
Pero esta vez nada fue igual. Esta vez bastaron un par de miradas para saber lo duro que es recorrer en solitario el infinito asfalto de la carretera sin un atisbo de esperanza, sabiendo que estás solo y que nadie va a venir a ayudarte.
Pasé de largo sin saber qué hacer, tan solo pensé en hacerme esquivo y continuar con mi lucha (a veces nos parece más que suficiente). Y justo al cruzarnos mi cabeza comenzaba a girarse intranquilo, sabiendo lo que me dejaba atrás. 
A pesar de continuar algo cambió en mi pedalada. Comenzaba a ser menos constante, comenzaba a titubear como si mis piernas no estuvieran convencidas de lo que estaba haciendo. No pude seguir. Esta vez no.
Al girar mis piernas hacían toda la fuerza que podían mientras iba pensando que ojalá no fuera demasiado tarde; que …

Amonoman 2017...

Será porque esta semana he decidido ser feliz. Será que cuando se está convencido de algo no hay obstáculo que impida  conseguir lo que quieres. Será que lo mejor que uno puede hacer es querer con todo lo que eso conlleva.
Lo que está claro que cuando uno lo da todo, no hay nada que reprocharse y...convéncete; las cosas saldrán. Con estos pensamientos amanecía en mi casa a las 6.am. y mientras iba improvisando un poco lo que me iba a hacer falta, poníamos rumbo a enfrentarnos a mi tercer medio Ironman, con vistas a dar un puntito más a la preparación hacia Frankfurt. Además había sorpresa en mi bolsa de corredor: Mono de equipo para el Ironman en tierras germanas. Regalo adelantado de cumple de Yoli, que no deja de sorprenderme, con la complicidad de Ale, que a pesar de martirizarme con los entrenos, ya le estoy cogiendo hasta cariño.

Quien vea a 50 locos enfundándose neoprenos a las 7 de la mañana en la playa no da crédito. Casi no lo doy ni yo, osea que...La idea del Amonoman es magní…

La cosa se pone seria...

¿Y qué esperabas? A falta de tan solo 40 días para el Ironman, la dureza de la preparación se hace presente en todo su esplendor. Aunque llevo tiempo diciendo que preparar un maratón a mitad de temporada para fue más un alivio que una carga, ahora parece que el esfuerzo mental que supone exprimirte al máximo en varias ocasiones va pasando factura.
Todos sabéis ya que la bici no es mi fuerte, y que sufro más de la cuenta cuando el tiempo se alarga encima de las dos ruedas. Así, tras evitar la semana pasada la gran tirada, este finde me he fundido con la bicicleta y le he pegado un buen bocado para acercarme al gran reto.
Ayer sábado fueron 5 horas y casi 140km, donde la mitad de ellos cayeron a ritmo del míster y apuraba hasta el último minuto subido encima de la cabra. Por la tarde había carrera, y aunque suave, acompañé a Yoyi los 10km de la "Carmona Páez". 
Imaginarse las ganas que tenía hoy domingo de someter a mi dolorido culito a otra sesión de bicicleta. Tan poca era la m…