Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2015

Feliz Ironman...

La vida...muchos dicen que es eso que pasa mientras te entretienes en otras cosas...desde luego entretenidos estamos un rato, pero no estoy seguro que la vida esté pasando paralela a mi por un sendero que no esté recorriendo.
Para mi la vida son momentos. Pequeños trozos de historias, personas, vivencias y un largo etcétera, pero momentos. Cuando uno hace memoria de su vida siempre vienen a la memoria como pequeños flashes de momentos vividos, pero todos ellos con un significado especial. Unos tendrán muchos momentos...otros menos...y otros vivirán tantos momentos que ese camino que va recorriendo la vida está prácticamente solapado con la suya.
Por eso hoy es un día perfecto para soñar. Sé valiente y cree. Empieza a recorrer ese camino que te llenará de momentos porque tú eres el dueño de tus pasos. Y si la vida se hace esquiva, no te preocupes, persevera, busca, lucha, pero no te rindas, que la vida es la más paciente y siempre espera. Decídelo y haz que pase.
Así que yo, me voy a la v…

¿Por qué conformarse con medio sueño?...

Yo nunca...¿Alguna vez habéis utilizado esta frase? Yo cientos de ellas y me ha hecho mucha gracia comprobar a lo largo de los años como han ido cayendo cada uno de los "yo nunca" que habían ido saliendo de mi boca...
Esto te hace pensar que la vida te va llevando por caminos inesperados y las experiencias y vivencias que te tiene preparadas son de lo más dispares. Y como ese camino muchas veces no lo decides tú, creo que es bueno en ciertas ocasiones dejarte llevar por el corazón y dejar un poco de lado la cabeza que tantos límites te pone.
Si alguien me llega a decir hace unos años que iba a empezar a prepararme un ironman, seguramente hubiera pensado que estaba loco...pero vamos, hace unos años...o hace unos meses, donde ya echarme al agua para hacer 1900m  y hacer un medio ironman me parecía algo imposible.
Pero la vida pasa...la vida se escapa y nunca sabes cuando vas a dejar de tener oportunidades. Siempre posponemos aquello que verdaderamente deseamos y lo dejamos pasar …

I Desafío Sierra de Villaluenga

¡Estampado!¡De bruces con la realidad!¡Zas, en toda la boca! Cualquiera de estos podrían servir de titular de mi carrera del sábado. Después de un irregular mes de entrenos, dejándome persuadir más de la cuenta, llegaba a este trail con la intención de disfrutar un poco de correr, ya que tanto lo había echado de menos preparándome el medio ironman. Pues se me van a quitar las ganas oye...
Hasta ahora todo lo que sonaba a trail por mi cabeza sólo traía recuerdos gratos de carreras duras, pero que se me habían dado mejor de lo esperado, podios de por medio incluidos. Pero los caminos o senderos con cuestas que yo esperaba sólo eran un dulce atisbo de realidad de lo que me esperaba. Lo cierto, es que inconsciente, al comenzar la carrera salí alegre, a mi ritmo, pensando que bueno, subiríamos, pero que no pasaría de sufrir un poco más de lo habitual para la distancia. Como en la mayoría de las ocasiones el plan era tirar y a ver que pasa.

Pronto me doy cuenta de qué va la cosa, cuando despu…

Punto de inflexión...

Siempre hay un día, un momento que te hace cambiar, aunque dicho momento sea tan sólo el segundo en el que decides dar un giro a tu vida o sencillamente el instante en el que decides seguir con todo exactamente igual. 
Después de tontear con mi pasado y coquetear con el placer de la desidia y el abandono, toca ensimismarme en la búsqueda de la constancia, perseverancia, fuerza, motivación y un largo etcétera que me lleven hasta el siguiente punto y seguido.
No es fácil enfrentarse a uno a diario; quizás sea nuestra más ardua tarea, pero es la única vía que tenemos de poder asimilar y jugar a superar la partida que te ha tocado. 
No desesperes, no te sientas superado aunque la meta te abrume, respira hondo y no olvides sonreir antes de comenzar, porque lo que te espera...es muy grande.


I Desafío Sierra de Villaluenga 14 de Noviembre

Cómo hemos cambiado...

Nos volvíamos a encontrar. Tras mi inmersión en estos meses en el triathlón, no había participado en ninguna carrera desde aquel sub 3 en el maratón de Sevilla del ya lejano mes de febrero. Así que la expectación era grande por ver cómo respondería al volver a depender tan sólo de mis piernas en competición. Así que colaborar con la causa (Carrera a favor de las personas con Alzheimer), además de poder disfrutar de una carrerita por las calles de mi ciudad, hacían de la ocasión idónea.
Quizás por eso los nervios afloraban y me hicieron dudar hasta que empezamos a correr. Para saber como me fue, nada mejor que comparar el resultado de hace dos años en la misma carrera. No hablo de la clasificación...hablo de rodar 7 segundos más rápido cada uno de los kilómetros de este año. Quien se mueva por el mundillo sabe lo que supone eso. Supongo que no se me ha olvidado correr.
Así que antes de adentrarme de lleno en el gran reto de este año que pronto desvelaré, puede que me entretenga corriendo…

Half Ironman Málaga

Al echar la vista atrás, como siempre, el tiempo pasó más rápido de lo que podía esperar. El despertador sonó y mientras desayunaba, observaba todas las fotografías que había imprimido y pegado por todas las paredes y que resumían este tiempo de reto, desde aquella fotografía tan especial rodeado de toda mi familia a la lista completa de donaciones que se habían hecho. Aún no podía creerme que iba a hacer un 1/2 Ironman. Creo que la ignorancia de lo que suponía aquello era lo que me había hecho llegar hasta aquí. Estaba tranquilo, miraba al mar mientras me daba de frente la brisa que soplaba más fuerte de lo que me hubiera gustado, pero no lo suficiente como para preocuparme. Y mientras ajustábamos y dábamos estética al vendaje de mi mano, poníamos rumbo a la orilla.
Faltan 5 minutos para la salida y aún no consigo ser consciente de todo aquello, más después de haber alucinado al ver a Rafa allí. Y cuando estoy a punto de colocarme para salir, aparecen 10 personas con camisetas de ¡VAM…

Donando Oportunidades...

Lo dejo...aparco mi 4.2. Lo voy a guardar bajo llave en el armario sin saber cuando volverá a salir. Y es curioso que esto llegue cuando acabo de conseguir 10.000 visitas en el blog, en la misma temporada en la que he conseguido los mejores tiempos que he hecho nunca, he subido a más podios que en toda mi vida y he disfrutado más que nunca corriendo...
Pero cuando se presentan ante ti ciertas cosas en la vida, no puedes dejarlas para un mañana que no sabes si va a existir. Lo que te arde en tu interior debes dejarlo salir y para ello me veo obligado a aparcar ese 4.2 que tanto me ha hecho disfrutar. No es un adiós, es tan sólo un hasta luego. 
Quien quiera buscarme, estaré donando oportunidades...

www.donandooportunidades.es
Facebook "Donando Oportunidades" https://www.facebook.com/gentexpersonas?ref=aymt_homepage_panel
Twitter @1km1oportunidad https://twitter.com/1km1oportunidad


Maratón de Sevilla 2015...

"Era el día de entrega de calificaciones y como siempre un día especial por todo lo que ello significaba. Estaba muy contento con las notas que había sacado, pues su trabajo le había costado. Al llegar a casa, no esperaba que tras tener ocho sobresalientes y un sólo notable lo primero que escuchara de la boca de su padre fuera: "Y en inglés, ¿por qué no has sacado sobresaliente? Aquellas palabras se quedaron marcadas en la mente de aquel niño..."
Me han vuelto a seguir. Esta familia no se cansa de mi y un puñado de locos con carrito de bebé, pancartas y perros a cuestas me perseguirían por los primeros kilómetros de la prueba.


Como no podía ser de otra forma, noche sin pegar ojo dándole vueltas y más vueltas a la única carrera que me desvela: el maratón. Mi camiseta de etiopía y mi cajón de salida a tan sólo 20 metros de la salida, indicaban claramente mis intenciones hoy. Temperatura ideal, el tiempo de espera que se hace tenso y cuenta atrás...3...2...1...¡SALIDA!
Tras e…

Antes de vernos las caras...

Esta entrada es sólo para ti. Para recordarte con quien te verás la cara mañana. No olvides que ya nos hemos visto otras veces, pero quería advertirte que no soy el mismo. Ahora soy capaz de doblegarme, de obligarme a jugar con la incertidumbre y la fatiga del pasar de los kilómetros como no lo había hecho antes. Nunca antes me había expuesto a tu castigo sin ningún tipo de escudo en forma de pausa en mi frenética respiracion. Jamás estuve tan cerca tuya en la mitad del camino. Y ahora que te rozo con la yema de mis dedos te anhelo más que en cualquier otra ocasión. Por eso, espérame, no te apresures, que ya lo haré yo, para vernos las caras y echar el pulso que tanto sufrimos y disfrutamos a la vez y que nos pone a cada uno en nuestro lugar. Juega a esconderte si quieres, pero sé que aparecerás, y entonces aparecerá en el apretar de dientes la que lleva esperándote desde que empezó esta historia...MI GRANDEZA...

La línea de salida...

El momento se acerca. La tensión se palpa en cada poro de la piel. La emoción es casi insostenible. Y cada uno de los corredores fijan su mirada en la línea...pero todos creen equivocadamente que el objetivo es la línea de meta.
Nuestro triunfo no está en esa línea...está en una línea que dista 42,195 m de la meta. Esa no es otra que la línea de salida. Ahí es donde realmente es difícil llegar. Es el límite que marca la zona de los valientes, los de la voluntad impertérrita, los bravíos, los cabezones y testarudos, los meticulosos...un puñado de nombres conocidos y una muchedumbre de anónimas almas empujadas por la locura. Todos han pasado por el exhaustivo test que somete la capacidad de decidir. Enfrentarte al maratón o no hacerlo.
Las miles de zancadas, las mañana sacrificadas bajo el sol o el frío nublado, las taquicárdicas repeticiones de idéntico asfalto, la infinidad de km recorridos...la dura batalla de tener que enfrentarte a ti mismo...
Así que te plantas tras la línea, una vez…

La incertidumbre...

Las dudas...las malditas dudas que siempre se tornan en protagonistas la semana previa al maratón. Por más que hayas entrenado, por más que hayas seguido al pie de la letra los entrenamientos previstos, por más hidratos consumidos y por más kilometros y competiciones que te avalen...siempre hacen acto de presencia.
Y es que la sombra de los 42km abarca más de lo que parece en un principio. Cuando se acerca el día y la hora, todo aquello de lo que estabas firmemente convencido comienza a tambalearse en tu interior. Dudas del ritmo de carrera, dudas de la estrategia, dudas de los geles que tomarás...¡hasta dudas de qué equipación ponerte!
A falta de tan sólo una semana para la gran cita, toca serenarse, olvidarte de las malas sensaciones, pensar que el trabajo está hecho y que estás listo para enfrentarte al desafío que tienes por delante. Y por supuesto deshacerte de los nervios que literalmente te comen en estos días. Eso es lo que hay que hacer, estoy convencido, así que si alguien tie…

La cima...

El día era hoy. Aunque en mi interior no estuviera preparado para ello. Una semana de las que absorben a cualquiera y te ponen al límite en todos sus aspectos, precedía al día marcado. Quizás cuanto más fuerte te golpean, más fuerte te haces. Pero para creerse esto hay que mascar muy bien las cosas.
El caso es que tenía 33 km por delante, pero no unos kms cualquiera. Los de hoy eran los 33 de verdad, los que todo maratoniano espera para baremar sus posibilidades al enfrentarse al gran gigante de la distancia, los que te ponen en tu sitio, los que te plantan el muro en la cara y encima te pone el cartel de "quedan aún 9 kms para meta"...
Castigado aún por la media maratón de la semana pasada y los casi 70 kms que llevaba en mis piernas en esta semana, salía para enfrentarme al miedo, al reto, a la odiosa sensación de tener que enfrentarte a ti mismo y no poder con tu propia sombra...
Así, comprobaba en unos primeros kms donde me costó coger el ritmo una barbaridad, que iba a ten…

Media Maratón Ciudad de Arcos...

Llegaba la media maratón marcada en el calendario a un mes vista del maratón de Sevilla. Tenía claro que el objetivo principal eran los 42, pero para ello hay que darlo todo en los 21. La mirada la tenía clavada más allá de la meta...
Arrancábamos con frío y dudas ante el que la organización denominaba como un recorrido "practicamente llano". ¿Perdón? Practicamente llano sería el encefalograma del que lo dijo. Con la mosca detrás de la oreja comprobamos ya en el km 1 como los sube y bajas acapararían casi toda la carrera. Imposible de marcar un ritmo desde el principio me aventuré a hacer el burro, es decir, a intentar llevar el ritmo de carrera que logré conseguir en mi última media maratón, pero esta vez sin preparármela específicamente y ante el vaivén de cuestas.
Aún así comienzo a tirar, animado, pues a pesar de ir pasando los primeros kms, seguía divisando al grupo de cabeza, eso sí, a lo lejos. Aproximadamente en el km 5 tras grandes esfuerzos consigo adherirme a un gru…

En busca de la felicidad...

Será que soy un iluso...será que soy tan sólo un soñador...será por pura melancolía hacia la convicción de que ser feliz no se trata de un sentimiento sino de una opción y me aferro a ella cada vez que existe una excusa para ello...
Y a pesar de estar convencido, hay veces que te sientes tentado de confundir felicidad con alegría y aunque no has dejado de correr hacia ello, necesitas de un frío y helado parón en seco para recordar aquello que te mueve, que te hace creer que eres capaz de todo. 
Piénsalo bien, reflexiona sobre si merece la pena y medita hasta las últimas consecuencias...entonces, elige...
Pero ten cuidado, porque aquel que elige ser feliz corre el riesgo de serlo...


Buyo 4.2...110km donados en los últimos 7 días...

¿Por qué sigues corriendo a partir del km 21?

Valga el título de la entrada como preámbulo y conclusión de la misma, pues después de darle vueltas y vueltas no he sido capaz de darme a mí mismo una respuesta convincente. 
No sé bien si se trata de épica o de la más pura y obcecada cabezonería. El caso es que vas sobrepasando el límite y los km y la agonía van sumándose a tu cuerpo, mientras otra vez más te encuentras tirando con las fuerzas que no tienes y una mente que sobrevuela desde hace rato por lugares más placenteros.
Por fin acabas con el puñetero entrenamiento que se te había metido hacer entre ceja y ceja, con más fatiga de la que esperabas, con más dolor del que deseabas...y cuando miras el reloj y ves que has cumplido lo que te propusiste, aún con el gesto desfigurado por el cansancio, en mi rostro se divisa lo que parece ser una sonrisa...¡vaya locura!...
Distancia: 33km 
Ritmo medio: 4'30'' min/km