miércoles, 5 de julio de 2017

Sensaciones a 3 días del Ironman...

¿Me vas a preguntar si estoy nervioso? No hace falta, ya te lo digo yo: nervioso no, estoy atacado, porque aunque intente mantener la compostura por fuera, mi interior comienza a temblar cada vez que cierro los ojos y me imagino ataviado con mi neopreno y rodeado de triatletas esperando la salida...

El trabajo está más que hecho, pero comienzan a surgir las dudas sobre si debería haber salido a correr aquel día que tenía que hacer yo no sé cuántos kilómetros, si no deberías de haberme tomado aquellas dos cervezas, si esa molestia que tengo me va a dar la lata, si ahora me canso con ese entreno tan corto qué haré el domingo....

Y todo esto no tiene sentido ninguno, pues llevas 7 meses pegándote unas palizas de campeonato, pero es inevitable que la cabeza vuele hacia esos lares...

Ahora toca respirar hondo, confiar en que no se te ha olvidado meter nada en la mochila y mentalizarte, sobre todo mentalizarte para continuar, continuar y continuar; la clave de cualquier Ironman.

Además, no hay mejor meta que aquella en la que te espera alguien...

¡VAMOS BUYO!


No hay comentarios:

Publicar un comentario