Ir al contenido principal

El día que te apuntas a un Ironman...

No sé si os ha pasado, pero cuando uno hace click en el botón para confirmar su inscripción en un Ironman sin haber hecho nunca un triatlón, lo primero que piensa es: "¡Dios mío!, ¿qué he hecho?". Y un sentimiento de arrepentimiento y euforia te invade por igual en ese instante. Y conforme se va acercando el momento el arrepentimiento va creciendo hasta la misma línea de meta, donde la euforia se hace dueña y señora de todo y compensa todo el sacrificio y esfuerzo que has estado realizando durante más de 7 meses.


Esta foto la tomé justo después de inscribirme en mi primer Ironman. Tras jurar y perjurar después de acabarlo que EN LA VIDA IBA A REPETIR, estoy a tan solo 10 días de enfrentarme de nuevo a los 226km. Y no sé si el arrepentimiento es mayor cuando se desconoce que cuando ya sabes lo que te vas a encontrar.

El reto asoma y las ganas van en aumento. Los deberes ya están hechos y no me puedo reprochar absolutamente nada en un año realmente exigente. Ahora toca rematar, toca abrir los ojos cuando las plantas de tus pies toquen el agua y creerte el regalo que tienes justo delante: la oportunidad de poder cruzar la meta más lejana jamás contada...la meta de un Ironman.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuatro alas...

Ya sabemos que cuando uno se enfrenta a un reto, no es él solo el que acaba afrontándolo. Detrás siempre hay quien te empuja, te ayuda, te anima y un largo etcétera que hace que vayas pudiendo sumar pasitos hacia tu objetivo. Y cuanto más duro es el reto, más ayuda necesitas, hasta el punto de necesitar alas para el mismo. Incluso hay veces que no te basta con dos alas, así que os voy a presentar las cuatro alas que me sostienen en el camino hacia mi meta:
Adidas adizero boston. Suaves, ligeras, como guantes blanditos que te van impulsando a la vez en cada zancada. Soy de los que piensan que son las piernas las que corren y que por muy buena zapatilla que te calzes, si tus músculos no van, no hay nada que hacer. Pero una ayudita como esta no viene mal tampoco. Amortiguación justa y propulsión máxima para arriesgar a ir lo más rápido que me permita la distancia.
Alejandro Castañeda. El míster. Es la voz de la experiencia que me guía en el camino diario. Es el que me templa y me hace sufr…

Ironman de Frankfurt 2017...

Me negaba. No pensaba pasarme otra vez sufriendo como un cochino durante 13 interminables horas. A pesar de lo bonito que fue estrenarse en un Ironman el pasado año, se convirtió casi más en una obligación por terminar que en disfrutar haciendo lo que a uno le gusta que es hacer deporte. Así que si algo he trabajado los días previos a la prueba ha sido concienciarme de que iba a disfrutar de la misma. Y que verdad es que cuando uno más disfruta es cuando van saliendo las cosas porque uno se ha preparado concienzudamente. Entonces el sufrimiento, aunque presente, sabe hasta dulzón. Y no es porque el año pasado no me preparase, que mis sudores durante el año demostraron lo contrario, pero la "L" la llevaba marcada en la frente.
Para variar, todo fue acelerado, la cuenta atrás se nos vino encima y cuando nos dimos cuenta el equipo estaba al completo con los pies en la arena dispuesto a darlo todo. Ese distinguir un "VAMOS BUYO" entre la multitud no tiene precio. 

Me enc…

Lo que esconde un maratón...

Hace tiempo me pediste que te escribiera en el blog, yo no tengo don de palabras ni mucho menos, pero te mereces este miniesfuerzo y mucho más.
Las historias más grandes comienzan con un; "y si...". Y esta no podía ser menos.
-¿Y si hago un maratón y consigo bajar mi marca personal? (Para mi la marca personal es la marca que dejo en el sofá cuando me levanto...)
-¿Pero no vas a hacer el ironman en Julio? (¿Este chiquillo no se puede poner metas más facilitas?, a veces pienso que es más difícil que la firma de un loco...)
-Sí, sí, pero esto puedo hacerlo también, se lo voy a preguntar al míster.  (Eso es como decirle a los bobis que si quieren más chuches).
-¿Que te ha dicho tu entrenador? (Pregunta tonta donde las haya...)
- Que sí, que lo haga, que puedo bajar mi marca, que me va a cambiar el entrenamiento. (Vamos...que hizo un sub 3 de 2.58.24, y le parece poco. ¡ah! Perdón ¿No lo entendéis no?,  es muy fácil...eso significa que es capaz de correr los 42 kilómetros y 195 metros en 2 …